Colores de las orquídeas

Los colores de las orquídeas al igual que los olores, tiene una función muy importante en la naturaleza. Su misión es la de atraer a insectos y demás animales, para así polinizar las flores y que se puedan reproducir.

La variedad e intensidad de los colores, son el resultado de la evolución conjunta de las plantas con los animales polinizadores, donde los colores son el medio de reclamo de los animales.

El objetivo de las plantas es que se detengan en la flor y que entren en contacto con la antera, para que se adhiera polen al insecto visitante y así transportarlo hasta los estigmas de otras flores logrando finalmente polinizarla.

Además, si nos fijamos bien en las flores de las orquídeas, es habitual que en los pétalos internos haya un labelo que es de mayor tamaño y de color más intenso, a diferencia de los sépalos externos que tienen un color uniforme e igual.

Estos pétalos además, pueden ser de un color uniforme o tener puntos, manchas e incluso vetas de diferentes colores, tonalidades o intensidad.

El resultado final es que tenemos multitud de coles y combinaciones, gran parte gracias a la gran cantidad de híbridos que existen, pudiendo ser totalmente de un solo color, manchadas, listadas o veteadas.

Orquídeas blancas

Orquidias de color blanco

Orquídeas amarillas

Orquidias de color amarillo

Orquídeas azules

Orquidias de color azul

Orquídeas moradas

Orquidias de color morado

Orquídeas veteadas, listadas y moteadas

Orquidias de color listado

Arriba